volver
CUENTO 000517
Modalidad: Swingers

"EN LA PLAYA DE NUDISMO"

Foto 1

Somos totalmente liberales, mi esposa y yo, ambos con edad suficiente y ya hemos tenido muchas experiencias sexuales, pero esta que vivimos vale la pena contar.
Somos exhibicionistas declarados, nos encanta cachar frente a otras personas y ver sus reacciones, eso nos deja muy excitados y con más deseos de realizar locuras, inclusive con participación de una tercera persona.
Me encanta verla subir por las paredes con otro hombre sintiendo muchos orgasmos.
Escogimos una playa linda, estaba totalmente desierta, para pasar un fin de semana prolongada. A decir verdad, era la primera vez que estábamos yendo aquel lugar, no teníamos idea de que se trataba de una playa nudista.
Todo nuestro placer aumentó cuando descubrimos que tendríamos que estar totalmente calatos ante muchas personas, el hecho de ser exhibicionistas sólo ayudo para tomar una decisión.
Aprovechamos y decidimos practicar el naturismo, estuvimos en un área de la playa reservada para parejas.
Después de nadar un poco, nos echamos sobre la toalla y empezamos a acariciarnos, conforme íbamos excitando partimos para un 69, ella sobre mí, cuando estaba chupando su concha, abrí los ojos y vi que había un grupo de parejas a nuestro alrededor, ellos admiraban el trasero de mi mujer, que de tanto placer que sentía por las chupadas, su culito estaba pestañando, eso dejaba a las parejas totalmente hipnotizadas y también porque su culito era rozadito.
Cuando nos dimos cuenta las parejas estaban intercambiando caricias a nuestro alrededor y el ambiente se fue calentando más y más.
Continuamos chupándonos y ellos se sentaron cerca de nosotros y empezaron a hacer lo mismo. Mi mujer no se contuvo, me dejó y empezó a chupar la pinga de un hombre quien se encontraba con su esposa a nuestro lado, dejándolo loco.
Y como en ese momento estaba como espectador me acerque a la esposa de él que muy excitada se masturbaba. Ella abrió las piernas y dejó que yo me zambullera en su concha roja y mojada, tenía un olor maravilloso que sólo aumentó mi excitación.
Cuando nos dimos cuenta, ya estábamos todos juntos, eran varias mujeres sobre mí y varios hombres con mi mujer, uno cachaba su conchita y otro metía en su culito haciendo una dupla penetración, otro metía en su boca, y yo cachaba la concha de una y chupaba la de la otra, quien también chupaba la concha de una tercera. Fue una locura hasta que terminamos, gozamos rico.
Finalmente nos presentamos, y les dijimos que era nuestra primera vez con otras parejas y después nos relajamos.
Antes de que se ocultara el sol, una vez más, tuvimos una sección de follada. Esta vez, las mujeres cachaba entre si, eran cuatro sabrosas mujeres chupándose, frotando sus conchas entre ellas y con sus piernas trenzadas, era una escena delirante, mientras que nosotros, los machos, alrededor de ellas, nos masturbábamos hasta terminar intensamente. Esa fue la mejor experiencia que tuvimos.

volver